Una de las especies que nos ha acompañado en toda nuestra travesía, de forma fiel, es el pez volador. Pertenece a la gran familia de peces exocetidos ( del griego, yacer fuera, en el sentido de dormir bajo las estrellas, por el hecho de que no es raro que queden varados en las cubiertas de los barcos al salir del agua por las noches) . Existiendo más de 50 especies. Su anatomía inusual y su forma de moverse, tanto dentro como fuera del agua, lo convierte en uno de los animales marinos más curiosos. Su característica más sorprendente es el tamaño de sus aletas pectorales en forma de alas. Algunas especies tienen más desarrolladas las aletas pélvicas y parecen presentar dos pares de alas. El lóbulo inferior de su aleta caudal es mayor que la superior.

 

El proceso de levantar el vuelo, o planear, comienza por alcanzar una alta velocidad bajo el agua, unos 60 kilómetros por hora. Dirigiéndose hacia arriba, el pez volador traspasa la superficie y comienza la operación de despegue moviendo rápidamente la cola mientras aún está bajo el agua. Entonces se remonta en el aire, alcanzando en ocasiones una altura superior al metro, y planeando a lo largo de una distancia de hasta 200 metros. Cuando se encuentra de nuevo próximo a la superficie, puede batir su cola y seguir volando sin tener que regresar completamente al agua. Es capaz de continuar planeando de ese modo, y se han visto ejemplares que han alargado su vuelo con sucesivos planeos, abarcando distancias de hasta 400 metros. Se cree que los Exocoteidae han evolucionado y desarrollado estas características para escapar de sus depredadores. El atún, la caballa, el marlín o el pez espada, son algunas de las especies que los acechan. Además, al salir del agua también son presas de aves, como el Alcatraz.

Habitan a poca profundidad y en aguas alejadas de las costas. Se distribuyen principalmente en los mares cálidos tropicales y también en zonas subtropicales, como en las aguas del océano Atlántico.

La dieta fundamental del pez volador consiste en plancton, organismos vivos diminutos que flotan en el agua y del que se alimentan un gran número de animales. Pero también se nutren de otras especies de peces más pequeños.

La reproducción de los Exocoteidae es ovípara. Las hembras depositan los huevos en algas o simplemente los liberan en el agua. Los huevos se mantienen unidos por una especie de hilos elásticos.

Durante los meses de verano, el pez volador o “volaor” como se le conoce coloquialmente en el sur de España, cruza el estrecho de Gibraltar y es justo la época del año que se puede pescar. En Tarifa, Estepona y otros pueblos de la costa Andaluza, se pesca este pez y con él se prepara un rico bocado, haciendo una salazón. Primero se limpia, se quitan las escamas , vísceras y la cabeza, dejando el cuerpo con la espina central. Después, se cuelga para su secado, al principio, se cubre con redes de pesca para evitar los insectos, y después se deja secar al sol entre 3 y 5 días  dependiendo del viento. En otros países , como China, se utilizan las huevas para preparar sushi.

Como se puede ver, los peces voladores son uno de los animales marinos más interesantes. Verles sobrevolar por la superficie del agua es todo un espectáculo que uno debería presenciar al menos una vez en la vida.

Contacto

Juan Garcia Marina
Marta Brotons Blanes

6 Rue du Commerce
64700 Hendaye
France

whatsapp:
Juan Garcia Marina +351 916 579 043
Marta Brotons Blanes +34 605 658 969
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar la mejor funcionalidad posible.